Noticias

Software pirata es el eslabón débil en la seguridad online

11 de Abril de 2011

El alto número de sistemas operativos ilegales, así como la búsqueda de programas para crackear software, están detrás de las principales infecciones del primer trimestre de 2011.

Las estadísticas del primer trimestre del año 2011 recogidas por BitDefender muestran como el software pirata es una de las principales amenazas de seguridad en la actualidad.

Conficker – también llamado Downadup – continúa liderando el ranking del malware más distribuido. La función de ejecución automática de los dispositivos extraíbles sigue siendo la principal vulnerabilidad aprovechada por los ciberdelincuentes para infectar los ordenadores de los usuarios con este malware.

El modo de actuar de este malware es bien conocido: entre otras cosas, impide que los usuarios tengan acceso tanto a Windows Update como a páginas de proveedores de seguridad, a la vez que descarga falsos antivirus en los equipos comprometidos.

La constante presencia del gusano en el top de BitDefender revela que los usuarios siguen siendo reacios a la instalación de actualizaciones de seguridad del proveedor del sistema operativo.

“La razón puede ser la alta tasa de sistemas operativos piratas, que hace que muchos usuarios no puedan actualizar sus sistemas, quedando expuestos frente a amenazas como Conficker", explica Jocelyn Otero Ovalle, Directora de Marketing de BitDefender para España y Portugal.

El segundo y el quinto lugar están ocupados por dos códigos maliciosos muy relacionados con Conficker: Trojan.AutorunINF.Gen y Worm.Autorun.VHG. Ambos hacen que la función de ejecución automática de los dispositivos extraíbles sea vulnerable a los ataques de malware de todo tipo.

La novedad en el top 5 de malware en lo que va de año 2011 es Trojan.Crack.I (5,32%), que ocupa una “honorable" tercera posición, después de sólo unos pocos meses de existencia. Cabe mencionar que esta aplicación genera claves de registro no autorizadas con el fin de derrotar la protección comercial de los productos de software. Si bien, al mismo tiempo recoge información sobre otras aplicaciones que se ejecutan en el ordenador infectado (nombre, versión, claves de registro, etc) y las envía a un atacante remoto, que posteriormente vende estos certificados como “software OEM".

“De nuevo la alta tasa de piratería parece estar detrás de esta amenaza, ya que los usuarios descargan este malware porque les permite acceder a productos comerciales de software de pago. Lo que ocurre es que después realiza otras acciones maliciosas", explica Otero.

 

Fuente: www.diarioti.com
 

 

| |